reserva-biologica-tawahka-header.jpg

Reportaje

El sector forestal hondureño alaba el acuerdo comercial maderero con la UE

Cuando Honduras decidió negociar un acuerdo sobre el comercio de la madera con la Unión Europea en 2013, muy pocos en el país imaginaban los efectos que emergerían del simple hecho de juntar a los actores del sector forestal para que hablaran de temas relacionados con el mismo.

El acuerdo se conoce como Acuerdo de Asociación Voluntaria y tiene como objetivo promover el comercio de madera legal, prevenir la entrada de productos ilegales en la Unión Europea y mejorar la gobernanza forestal.

 

La UE requiere que las negociaciones del AVA involucren a todos los actores interesados. Esto resulta complicado en cualquier lugar, pero más aún en Honduras, donde la crisis política de 2009 dejó al país dividido en grupos antagónicos, y donde la violencia contra los activistas ambientales y de derechos humanos es frecuente.

Sin embargo, Honduras ha tomado muy en serio el tema de la participación, generando confianza entre grupos que muy distanciados, por varias razones, entre ellas las ideológicas. Es el único país AVA que ha garantizado un lugar permanente en la mesa de negociación a los pueblos indígenas y afrodescendientes. Como consecuencia, todos los actores están de acuerdo en que el AVA ha sido esencial como herramienta para abrir un espacio de participación y diálogo inclusivo.

“El mejor ejemplo es el de las organizaciones indígenas”, dice José Filadelfo Martínez, de la organización de sociedad civil Democracia Sin Fronteras (FDsF). “Ellas estaban en una situación organizativamente muy mala, dispersa, sin diálogo articulado con el gobierno, sin diálogo con sus bases”.

“Nos tocó sentarnos a hablar”, dice Edgardo Benítez de CONPAH, una de las organizaciones indígenas involucrada en el proceso AVA. “Se ha creado un espacio importante en el cual podemos decirnos las cosas que sentimos, facilitar que otros lo digan, detallar qué es lo que nos parece mal o bien. Esto es importante porque antes y después del golpe de Estado, nos mirábamos de reojo. El diálogo con otros sectores también ha sido importante”.

Los líderes de organizaciones indígenas y afrodescendientes en Honduras tomaron la decisión consciente de involucrarse en el proceso AVA, empleándolo para poner sobre la mesa temas que son esenciales para ellos. Benítez destaca, por ejemplo, los problemas que surgieron cuando el Instituto de Conservación Forestal (ICF) decidió otorgar permisos de manejo a comunidades indígenas y afrodescendientes.

“El ICF dio planes de manejo a algunos individuos, pero no a toda la comunidad”, afirma. “Nosotros como pueblo Tawahka nos opusimos a eso. Queremos usar el AVA para superar eso y ver cómo hacer del bosque un recurso común y no una mercancía exclusiva de un pequeño grupo de la comunidad”.

Las deliberaciones sobre la Ley de Consulta Previa, Libre e Informada preceden al AVA, pero ilustran bien cómo las demandas del pueblo Tawahka y otros pueblos indígenas y afrodescendientes en Honduras están finalmente encontrando un eco.

José Filadelfo Martínez, Fundación Democracia sin Fronteras.

José Filadelfo Martínez, Fundación Democracia sin Fronteras.

Source: Rosamelia Nuñez, Centro FLEGT de la UE

José Filadelfo Martínez, Fundación Democracia sin Fronteras.

Source: Rosamelia Nuñez, Centro FLEGT de la UE

El AVA ha permitido a representantes de todos los grupos de actores trabajar juntos y llegar a decisiones consensuadas. Ver a grupos tan antagónicos como el sector privado y los grupos indígenas y afrodescendientes en la misma mesa resultaba simplemente impensable hasta que el AVA facilitó que sucediera.

La amplia participación ha resultado clave para la credibilidad del proceso AVA. Es más, aparte de involucrar a todos los actores a nivel nacional, también implica la participación a nivel local gracias al establecimiento de plataformas multiactores locales. Hasta cinco de ellas se encuentran actualmente operativas en distintas regiones de Honduras, y a través de ella se logra contar con las importantes perspectivas de quienes viven en y alrededor de los bosques.

Esto asegura además que los niveles locales y el nacional estén conectados, de manera que la conversación fluye en ambas direcciones y todos tienen la ocasión de expresar sus opiniones: algo particularmente importante para quienes viven lejos de las negociaciones que acontecen en Tegucigalpa.

“Siento que hemos sido incluidos en el proceso AVA”, dice Maribel Mejía, tesorera de la plataforma multisectorial del Departamento de Colón, al norte del país y ubicado entre dos importantes áreas protegidas. “La información sobre el progreso del AVA y los retos que enfrentamos siempre ha llegado hasta mi comunidad, y a su vez nosotros hemos realizado amplias consultas y hemos integrado nuestras perspectivas al proceso”. La plataforma de Colón incluye representantes de 32 organizaciones del sector.

Maribel Mejía, plataforma multisectorial de Colón.

Maribel Mejía, plataforma multisectorial de Colón.

Source: Rosamelia Nuñez, Centro FLEGT de la UE

Maribel Mejía, plataforma multisectorial de Colón.

Source: Rosamelia Nuñez, Centro FLEGT de la UE

Cuadro: ¿Quién es quien en el AVA entre Honduras y la UE?

  • Gobierno hondureño: El ICF ha liderado las negociaciones del AVA por parte de Honduras, y es el encargado de implementar el acuerdo.
  • UE: La Comisión Europea lideró las negociaciones del AVA por parte de la UE, mientras que la Delegación de la UE en Honduras es responsable de implementar el acuerdo.
  • Sector privado: La industria exportadora de madera hondureña y los grupos agroforestales han participado de manera particularmente activa en el proceso AVA, mientras que otros actores del sector privado como la industria transformadora y los propietarios de bosques privados han jugado un papel más discreto. Otros grupos, como los pequeños productores artesanales y microempresas, han comenzado también a involucrarse.
  • Sociedad civil: La participación de organizaciones de sociedad civil hondureña ha sido muy activa desde el inicio del proceso AVA. Han jugado un papel fundamental a la hora de lograr consensos entre actores y asegurar que la información fluye más allá de Tegucigalpa.
  • Pueblos indígenas y afrodescendientes: Honduras es el único país AVA en que los pueblos indígenas y afrodescendientes participan como un actor independiente y separado de los demás. Su involucramiento ha sido muy activo y ha llevado a debates sobre temas tales como la tenencia de la tierra y la consulta libre, previa e informada.
  • Plataformas multiactores regionales: Cinco regiones en Honduras (Yoro, Atlántida, Olancho, Paraíso y Colón) han establecido plataformas con una amplia representación de actores locales. Esto ha hecho posible que las voces de esas regiones lleguen hasta la capital, donde las negociaciones del AVA tuvieron lugar.

Todos estos actores se han comprometido a permanecer activamente involucrados en el proceso de implementación del AVA de Honduras.

Ramón Álvarez, AMADHO.

Ramón Álvarez, AMADHO.

Source: Rosamelia Nuñez, Centro FLEGT de la UE

Ramón Álvarez, AMADHO.

Source: Rosamelia Nuñez, Centro FLEGT de la UE

Pero la sociedad civil no ha sido la única en tomarse el AVA en serio. “El AVA ha generado una gran apertura en la parte de diálogo que ha permitido a la industria entender más las posiciones de otros sectores de la sociedad, de grupos indígenas y comunitarios”, dice Ramón Álvarez de AMADHO, la asociación de madereros más importante de Honduras. “Y ellos han entendido también la perspectiva de la industria, y que hay cosas buenas en ambos lados que, combinadas, pueden dar buenos resultados”. 

“Todos estamos ahora convencidos de que el tema de mejorar el ambiente para el comercio es una ganancia de segundo lugar; más importante es la gobernanza”, dice Martínez de FDsF. “No puede haber un comercio justo y económica y ecológicamente responsable si no hay un clima de buena gobernanza forestal”.

Lograr todo ello, y abordar los temas que los distintos actores han planteado a lo largo del proceso AVA, tomará tiempo.

“El AVA está ampliando el concepto de aprovechamiento forestal”, dice Álvarez de AMADHO. “Estamos ahora viendo no solo a la parte forestal sino también a la parte económica y la social. Un reto que va a tener sobre todo el gobierno es cómo incorporar a autoridades más allá del ICF. El Ministerio de Trabajo, de Salud, de Finanzas… es importante ver cómo involucrarlos”.

Los actores afirman que el AVA también puede constituir un modelo para otros sectores y procesos participativos del país, y que del proceso hay mucho que aprender.

“El sector forestal es el único donde el gobierno ha podido establecer un diálogo franco tras el golpe de Estado”, dice Martínez de FDsF. “Un diálogo hasta cierto punto horizontal y productivo. Todos los actores hemos ganado sin renunciar a la identidad de cada uno de nosotros, a tener esa identidad muy importante para sentarse a una mesa de diálogo. Que esto pudiera ampliarse a otros sectores sería muy positivo para Honduras y para la democracia, que está en una situación muy complicada para el país”.

Edgardo Benítez, CONPAH.

Edgardo Benítez, CONPAH.

Source: Rosamelia Nuñez, Centro FLEGT de la UE

Edgardo Benítez, CONPAH.

Source: Rosamelia Nuñez, Centro FLEGT de la UE